• Mariela Chóez

Cómo se puede evitar la asfixia por atragantamiento

La maniobra de Heimlich es la más recomendada para expulsar cualquier cuerpo extraño, cuando son mayores de 6 años. Llamar a emergencias es vital para ayudar a un mejor procedimiento de atención y auxilio.

Un objeto atorado en la garganta puede alcanzar las vías respiratorias y agravar la situación. Fotos: Pixabay

Un atragantamiento sucede en el momento menos esperado y, por lo general, ocurre en casa. Es frecuente que los más pequeños sufran este tipo de accidentes con elementos diminutos, principalmente juguetes. “Cuando hablamos de los niños hay que determinar la edad, si tienen de 6 años en adelante, se puede aplicar la maniobra de Heimlich para expulsar el objeto”, dice el doctor Eric Urquizo, médico residente de Emergencias en el Hospital Básico de Daule y docente en la Universidad Santiago de Guayaquil.


Hacer un puño y agarrarlo con la otra mano, ubicarlo por encima del ombligo, de manera que nos permita realizar una compresión fuerte hacia dentro y hacia arriba, es la forma correcta de ejecutar este movimiento. Repetir de seis a 12 veces es lo ideal, para conseguir la eliminación del cuerpo extraño. Es importante que el menor esté inclinado hacia adelante. Para los bebés (hasta 12 meses), el procedimiento es diferente. Se debe ponerlo boca abajo, sobre el antebrazo y apoyado en el muslo, golpear en la mitad de la espalda, sobre los omoplatos, en la línea vertical superior. Esta acción, ayudará a eliminar la obstrucción.


Sin embargo, nada asegura que se consiga terminar con el atragantamiento. De acuerdo con el experto esta técnica se constituye en la primera reacción, pero es necesario llamar a emergencias, enseguida.


El Dr. Urquizo recomienda llamar a emergencias e intentar la técnica descrita para ayudar a la expulsión del objeto. “Si hay dos personas junto al niño, una debe realizar la maniobra y la otra llamar al 911. La operadora indicará cómo actuar hasta que llegue la ambulancia. Aquí, lo importante es ganar tiempo y evitar que haya asfixia, ya que el atragantamiento puede ser progresivo y, en el mejor de los casos, el objeto está en la garganta, pero puede llegar a las vías respiratorias”, explica.


Pero, ¿cómo identificar que estamos ante un cuadro de asfixia? Urquizo aclara que la falta de oxígeno es la primera señal. “El paciente se pone rojo; luego pálido y después azul (cianosis) o morado. El azul es la alerta máxima y lo más probable es que haya pérdida de conciencia, lo que hace necesario hacer un RCP (reanimación cardiopulmonar); como no todos sabemos hacerlo, lo mejor es llamar a emergencias”.

En este punto, el especialista es categórico al recomendar que, en cada hogar, debe haber un responsable de los primeros auxilios. Estamos en una época en la que debemos ser más conscientes de la utilidad de ejecutar correctamente un RCP o saber identificar la falta de pulso. Hay que desarrollar este tipo de destrezas e instruirse. Lo importante es evitar la asfixia, la pérdida de conocimiento y, no se diga, la muerte. Se trata de adquirir un alto grado de responsabilidad. Es un conocimiento que incide en la vida o la muerte, en ocasiones de un ser amado.


Fuente: (https://www.facebook.com/Dr.EricUrquizo/)