La desinfección con rayos UVC puede traer beneficios

Actualizado: nov 16

La desinfección con rayos UVC sería la nueva alternativa. Científicos, universidades y empresarios iniciaron investigaciones y crean productos para que los seres humanos puedan sanitizar de forma segura, desde artículos personales, hasta grandes empresas, sin comprometer su salud y bienestar.


Los rayos UVC son aliados en la desinfección de espacios, equipos tecnológicos, ropa y alimentos. Fotos: iStock

Los rayos ultravioleta o UVC podrían reemplazar –parcialmente– al alcohol antiséptico, el gel antibacterial y los sanitizantes, entre otros productos de desinfección, que actualmente se han convertido en recursos indispensables para el ser humano en su combate contra el covid-19.

La ciencia cita a los rayos ultravioleta como una energía invisible proveniente del sol y que de no ser por la capa de ozono, que actúa como escudo protector para impedir que estos lleguen a la Tierra, probablemente la vida no fuera posible por el daño que ocasionarían.


Desde 1878, año en que fue descubierta, el ser humano se ha encargado de adaptar la radiación UVC a sus necesidades, especialmente al mundo de la medicina, donde es usada para eliminar gérmenes y hongos; incluso para cicatrizar heridas y tratar algunas afecciones de la piel como la psoriasis (escamas y manchas), vitiligo (pérdida de células pigmentarias) y nódulos que causan el linfoma cutáneo de células T (tipo de cáncer poco frecuente, que comienza en los glóbulos blancos).


La radiación ultravioleta se divide en tres grupos:

• Ultravioleta A (UVA): constituye una gran cantidad de radiación que llega a la Tierra y que es capaz de penetrar la piel.

• Ultravioleta B (UVB): puede dañar el ADN de la piel, ocasionar serias quemaduras por la exposición al sol y producir cáncer.

• Ultravioleta C (UVC): posee una longitud de onda más corta y es considerada nociva para las personas.


La eficacia de la luz UVC, en la eliminación del coronavirus, aún es analizada por la comunidad científica. Hasta el momento, la evidencia registrada demuestra que aniquila al SARS, una enfermedad que apareció en 2002.


Varias instituciones y empresas como la Universidad de Columbia-EEUU, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos-Perú, el fabricante de material lumínico Signify –antes Philips Lightning–, la Universidad de Boston-EEUU, etc., ejecutan sendas investigaciones sobre el uso de los rayos UVC y su aplicación.


Actualmente, ya se encuentran a la venta algunos artículos, cuyas presentaciones van desde pequeñas cajas móviles, que sirven para desinfectar celulares, laptops, tablets, llaveros, hasta grandes estructuras, que purifican oficinas, medios de transporte, empresas y más.


Según el criterio de los creadores de las ´cajas de desinfección´, el proceso de limpieza es rápido y minimiza las probabilidades de daños, especialmente de los instrumentos tecnológicos, cuyos reportes de deterioro están en aumento, por el inadecuado empleo de alcohol, cloro y otros antisépticos. Los resultados de estas acciones terminan por corroer o quemar los delicados equipos debido a los químicos que componen los líquidos higienizantes aplicados.

En Ecuador, una de las firmas que trabaja con las luces UVC es EVOLUTECH. Sus propietarios desean contribuir con la creación de barreras protectoras contra el covid-19, especialmente para casas, oficinas y compañías.


En el caso de los hogares, uno de los productos que ofrece son los ´armarios de desinfección´. Profesionales revisan minuciosamente dónde será colocado. Se fijan que el espacio cumpla con los requerimientos de seguridad; por ejemplo, que el mueble no esté en un sitio muy frecuentado, sino apartado de las personas, generalmente, fuera de la vivienda.


A decir de los empresarios, el material impide la fuga de los rayos UVC, funciona a control remoto y cuenta con dos mecanismos de seguridad (interno y externo), que bloquean la acción de los rayos UVC, en caso de haber una mala manipulación. Los productos son personalizados y están diseñados para esterilizar, entre otras cosas, ropa y alimentos. Antes de que el ‘armario de desinfección’ quede en manos de sus dueños, estos son debidamente capacitados, con el fin de garantizar la correcta utilización del recurso.


¿Por qué los virus son sensibles a la luz ultravioleta? La respuesta está en que consigue destruir los ácidos nucleicos y daña su ADN, dejándolos incapaces de realizar funciones vitales. Así lo explica una investigación publicada en la revista Journal of Virological Methods.


Las luces UVC también tienen detractores. Estos coinciden en que no es recomendable comprar lámparas ultravioleta para los hogares, enfatizan en que puede ser peligroso y que el manejo lo debe hacer un experto.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) sacó un artículo en el que señala que este tipo de radiación puede ser peligrosa para la piel y ojos, entre otras partes del cuerpo. Insistió en el uso de alcohol, gel y desinfectantes. Además de mantener las condiciones higiénicas adecuadas como lavarse las manos con frecuencia, para garantizar la asepsia dentro y fuera del domicilio.