• Instagram
  • Facebook
  • YouTube

La tecnología permite que los lentes de contacto sean únicos

Los lentes de contacto especiales se adaptan para aliviar las dolencias de cada paciente. Comparten los mismos sistemas de mantenimiento que los convencionales. Por ello, se utilizan soluciones multipropósito para desinfectar, limpiar, enjuagar, humectar y conservar.

lentes de contacto especiales, Alejandro Lalama, Andes Visión, lentes esclerales, queratocono, síndrome de ojo seco
El uso de nuevas técnicas permiten una corrección visual de alta definición. Fotos: Freepik

Los lentes de contacto son curvados, transparentes y delgados. Se colocan sobre la película lagrimal que cubre la superficie del ojo y su principal función es compensar o subsanar defectos visuales, complementar los tratamientos de algunas patologías oculares o proteger la visión tras una cirugía. También pueden ser de gran ayuda para cubrir cicatrices e imperfecciones.


Se denominan especializados o personalizados a aquellos que se encuentran por fuera del rango promedio de corrección tradicional. Es decir, se elaboran de acuerdo con hallazgos clínicos específicos para cada paciente. En la actualidad, gracias al desarrollo de la tecnología existen diferentes tipos que se adaptan a las necesidades visuales y permiten mejorar la calidad de vida.


Entre las patologías de rangos elevados están la miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia, ambliopía, entre otras, que se pueden corregir con este tipo de lentes. Alejandro Lalama, optómetra de la Clínica Oftalmológica Andes Visión, explicó a PRILMED que el queratocono es una de las dolencias más comunes y que sus irregularidades corneales se pueden atender con lentes de contacto especiales, ya que son la única alternativa que brinda una visión de alta definición.

Para este tipo de pacientes los lentes esclerales son los recomendados. Se caracterizan por contar con diferentes curvaturas en su diseño, que permiten que no exista un contacto directo con el tejido corneal –donde se encuentra el queratocono– sino que se construya una bóveda para alojar un líquido, que generalmente es un lubricante sin preservantes, para que inunde la irregularidad y facilite a que la nueva superficie en el lente de contacto tome la función de la córnea. Las curvaturas ayudan a que el lente aterrice sobre una zona diferente (la esclera), que es la porción blanca del globo ocular, con el objetivo de utilizar una región menos sensitiva para que el lente no genere incomodidad durante el tiempo de su utilización.


Una segunda dolencia es el síndrome de ojo seco. Los lentes personalizados permiten una mayor efectividad en el tratamiento, ya que mantienen los medicamentos y lubricantes por más tiempo sobre la superficie del ojo y potencian sus efectos.


Para los pacientes con ectasias corneales (enfermedades degenerativas que adelgazan la córnea) en grado avanzado, los lentes de contacto convencionales, en buena parte de los casos, no son suficientes. “En la actualidad, se realizan tomografías a manera de moldes de la superficie ocular y con estos datos se fabrica un lente que respete esas características. Esto permite que la superficie lo acepte con mayor facilidad y se genere excelentes resultados”, indica Lalama.

Los tomógrafos corneales fotografían y construyen moldes de la superficie corneal. Esta tecnología tiene anillos de Plácido para reflejarse sobre la superficie y una cámara Scheimplfug, que evalúa la superficie y caras posteriores en –aproximadamente– 10 segundos. Una vez registrada esta impresión los laboratorios, con programas específicos, recogen datos de estas imágenes y construyen un molde virtual. Los lentes de contacto especiales se fabrican con materiales permeables al oxígeno, para que se ajusten a la forma y necesidad visual del paciente.


Hay que tener presente que, tras las cirugías oftalmológicas, en ciertas ocasiones, se utilizan lentes de alta permeabilidad al oxígeno como vendaje para pacientes posquirúrgicos. El objetivo es no utilizar parches externos o retener medicamentos durante más tiempo sobre la superficie del ojo. Este proceso favorece a una recuperación de calidad con resultados óptimos al disminuir el contacto directo con la zona intervenida. Este tipo es conocido como lentes de contacto protectores, ya que están diseñados para escudar los ojos enfermos y ayudar a su curación. Su uso se combina con la administración de medicamentos; por lo general, tienen gran tamaño y cubren y la superficie de la córnea, reteniendo su humedad.

30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
El trastorno 24/7, una de las facturas mentales que deja               la pandemia

El trastorno 24/7 es otra de las varias secuelas que ha dejado el paso del covid-19 por el mundo. Los empleados tienen depresión.

La masa muscular determina cómo debe ser la nutrición

Una vida saludable combina la actividad física y la alimentación adecuada. Si hace deporte tome en cuenta su peso y talla.

La neumonía es la principal causa infecciosa de muerte infantil

La neumonía se puede prevenir con la vacunación temprana. No olvide controlar el calendario de inmunización.

Lo nuevo