• Instagram
  • Facebook
  • YouTube

Cinco expertos regionales dan pautas frente a las enfermedades no transmisibles

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud se estima que casi una cuarta parte de la población mundial padece una enfermedad preexistente, lo que la hace más vulnerable ante el covid-19. Las enfermedades no transmisibles, en su mayoría y a escala global, son patologías que matan a 41 millones de personas por año.

enfermedades no transmisibles, ENT, Organización Panamericana de la Salud,
A escala global, estas dolencias matan a 40 millones de personas por año. Fotos: Freepik

En las denominadas enfermedades no transmisibles (ENT) se incluyen la diabetes, la hipertensión arterial, el sobrepeso y la obesidad, las afecciones cardiovasculares, el cáncer, algunas alteraciones respiratorias crónicas y los trastornos de salud mental.


De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), cada año, mueren en el mundo por ENT más de 15 millones de personas de entre 30 y 69 años. Para América del Sur, Central y del Norte, la cifra de decesos anuales en estos subcontinentes alcanza los 5,5 millones de personas y más del 85% de estas muertes ‘prematuras’ ocurre en países de ingresos bajos y medios. En la región fallecen 2,2 millones de personas por ENT antes de cumplir 70 años.


De acuerdo con Catalina Ricaurte, gerente General del Clúster Andino División Upjohn-Pfizer “las ENT constituyen uno de los principales retos de la salud pública mundial. Son responsables de 41 millones de muertes en el planeta, una cifra alarmante que nos obliga no solo a prestar atención, si no a realizar algún tipo de acción, con el fin de impedir muertes prematuras”. La líder empresarial indica que es fundamental trabajar de manera integral en factores controlables como las dietas poco saludables, la inactividad física, el consumo o exposición al tabaco y el abuso del alcohol.


Álvaro Ruiz, médico epidemiólogo, profesor titular de Medicina Interna y de Epidemiología Clínica de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, señala que “estos casi dos años de pandemia van a dejar una huella enorme en la salud de las personas”, pues, explica, “los pacientes dejaron de controlar sus enfermedades crónicas, por miedo a contagiarse del covid-19 al acudir a un centro de salud y las ENT empeoraron”.


La OPS muestra que las dolencias cardiovasculares constituyen la mayoría de las muertes por ENT en el mundo, con 17,9 millones de fallecimientos anuales. Otros datos importantes son los decesos por cáncer, con un total de 9 millones; por enfermedades respiratorias, 3,9 millones; y, por diabetes, 1,6 millones.

Ma. del Carmen Andrango tiene 36 años, angina de pecho y artrosis. Las dos enfermedades son congénitas y requieren de mucho cuidado. La primera fue detectada hace cinco años y ha aprendido a vivir con ella. Cuenta que todo ha sido un proceso de actitud: “Me cambió la vida, me ha afectado en lo personal y lo profesional. Cuando aplico para un trabajo siento discriminación, me creen incapaz de realizar una determinada actividad”.


Era una deportista que gustaba del atletismo, solía correr entre 15 y 24 kilómetros. Luego de su diagnóstico, le indicaron que solo puede esforzarse 100 metros. Tuvo que aprender a controlar su pulso y en un mundo pandémico su vida se complicó aún más, “usar la mascarilla me genera complicaciones, porque es un limitante de oxígeno y esfuerzo más a mi corazón. Comencé a ponerme pálida, a rechazar la medicina, me duele el hombro izquierdo, siento pulsaciones fuertes como pinchazos de alfiler…” Está consciente que con la angina de pecho puede tener una muerte súbita y que no se va a curar. Trata de estar activa, realiza yoga y bailoterapia.


“El deterioro que sufrieron estas personas es enorme. La importancia que tienen las ENT, en términos de mortalidad, debe ser analizada. A escala global, el covid-19 mató en 18 meses un poco más de 4 millones de personas y estas enfermedades –antes de la pandemia– a 40 millones por año”, expone Mónica Katz, médica especialista en Nutrición y expresidenta de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).


La alimentación es clave para este tipo de pacientes. Por ello, Ma. del Carmen ingiere una dieta diaria especial. No puede embutidos, grasas saturadas, colorantes, sabores artificiales, ni comida muy condimentada. Se suministra pastillas sublinguales, vitaminas intravenosas cada seis meses para fortalecer su sistema inmune. En cuanto a la artrosis, debe tomar colágeno y cloruro de sodio, que ingiere por tres meses y deja de hacerlo dos.


¿Qué pasa con la salud mental?


A decir de Roberto Sunkel, psiquiatra especializado en Psicogerontología y jefe de la Unidad de Psicogeriatría del Instituto Nacional de Geriatría de Chile, existe una importante interrelación entre las enfermedades no transmisibles y las dolencias mentales: “Hay un interjuego, porque las ENT aumentan el riesgo de que una persona presente cuadros principalmente depresivos”.


Se estima que entre un 20% o 30% de los pacientes que padecen hipertensión o diabetes sufren de depresión. Este trastorno también es un factor de riesgo cardiovascular. En el caso de algunas patologías neurológicas como el Parkinson, se podría llegar hasta el 50% de prevalencia de síntomas depresivos o episodios depresivos”.

Por otra parte, Ubier Gómez, médico especialista en Toxicología y vicepresidente de la Asociación Colombiana de Toxicología, señaló que los trastornos mentales (depresión y ansiedad) se incrementaron durante la pandemia, debido a la situación de estrés y confinamiento, a esto se suma que los casos preexistentes se vieron agravados por la falta de controles médicos y por la suspensión de la toma de medicamentos.

16 vistas0 comentarios
El trastorno 24/7, una de las facturas mentales que deja               la pandemia

El trastorno 24/7 es otra de las varias secuelas que ha dejado el paso del covid-19 por el mundo. Los empleados tienen depresión.

La masa muscular determina cómo debe ser la nutrición

Una vida saludable combina la actividad física y la alimentación adecuada. Si hace deporte tome en cuenta su peso y talla.

La neumonía es la principal causa infecciosa de muerte infantil

La neumonía se puede prevenir con la vacunación temprana. No olvide controlar el calendario de inmunización.

Lo nuevo