top of page
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube

Mamá canguro, lo más recomendable en niños prematuros

Los niños y niñas que nacen antes de la semana 37 de gestación son considerados prematuros. 15 millones de bebés llegan al mundo de esta forma, cada año. El 17 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Prematuro, con el objetivo de crear conciencia en los cuidados especiales que requieren.

Madre colocando en su pecho a su niño recién nacido.
Fotos: Freepik

El nacimiento prematuro es la principal causa de muerte de niños y niñas menores de cinco años, y las enfermedades neonatales siguen ocupando el primer lugar en la carga mundial de morbilidad. Las tasas de nacimientos prematuros apenas han cambiado durante la última década y en algunos lugares incluso están aumentando.


Para garantizar el bienestar de la mamá y el bebé, Peter Daffoe, especialista en salud materna, neonatal e infantil de Unicef para América Latina y el Caribe, destaca a la prevención como el primer elemento a considerar. La mejor manera es reducir los factores de riesgo. Para ello, es preciso mantener un constante control y chequeos médicos que detecten cualquier problema de forma anticipada. Se sugiere acudir con profesionales para medir el crecimiento del bebé y determinar qué tan avanzado está el embarazo y si es múltiple. Es recomendable acudir a un mínimo de ocho citas a lo largo del período de gestación. Este cuidado debe estar acompañado de una correcta alimentación por lo que lo ideal es buscar asesoramiento para armar una dieta saludable y completa.


En el caso de que ocurra un parto prematuro o exista el riesgo de dar a luz antes de la fecha estimada, existen tratamientos para proteger al recién nacido de futuros trastornos, así como de dificultades respiratorias e infecciones. Una atención oportuna salva a cerca de 900 000 bebés al año, solo en América Latina y el Caribe.


Una de las intervenciones más eficaces para reducir la mortalidad en bebés prematuros o de bajo peso es el Método Mamá Canguro (MMC). El mismo consiste en asegurar el contacto piel con piel entre el bebé y sus padres o cuidadores, de manera continua o intermitente por lo menos por 20 horas. Esta técnica regula la respiración, el calor corporal, favorece la lactancia materna y fomenta el vínculo madre-hijo. La evidencia sobre los beneficios de esta práctica es tan contundente que, actualmente, la OMS indica se realice apenas ocurre el nacimiento y de manera rutinaria en estos niños.


También se aconseja un inicio temprano de la lactancia materna. En este sentido, el MMC estimula esta práctica, ya que facilita el roce con el pecho de la madre, creando condiciones para el momento de amamantar (preferiblemente dentro de los primeros 30 minutos a una hora). En caso de que el bebé no pueda hacerlo por sí solo, se le suministrará la leche materna a través de una sonda por la nariz. El señalamiento de los expertos –en la actualidad– es mantener la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad, sean prematuros o no.

En paralelo, es importante remarcar el rol fundamental que la familia desempeña al momento de organizarse para proporcionar amor, apoyo y los cuidados necesarios para que el bebé sobreviva sus primeros días y crezca sano.


Fuente: boletín emitido por Kimberly Clark, el 6 de noviembre de 2023 para Ecuador.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Cinco maneras naturales de reducir la presión arterial

Las modificaciones en el estilo de vida representan el 70% del éxito para reducir la presión arterial.

El cuadro de medicamentos básicos será revisado

Las instituciones del Sistema Nacional de Salud podrán solicitar la inclusión, exclusión y modificación de medicamentos del cuadro nacional.

La salud en Ecuador desde tres ópticas

Las enfermedades no transmisibles, afectaciones mentales y sindemia fueron los ejes para analizar la problemática de la salud en Ecuador.

Lo nuevo
bottom of page